Al contrario del marketing antiguo, los emprendedores y pymes tiene que adoptar estrategias más flexibles e innovadoras. El speaker y experto en marketing Jonatan Loidi, te cuenta de qué se trata el nuevo marketing, y cómo podés aplicarlo en tu emprendimiento.

Con la llegada de internet, aparecieron emprendedores y pymes con una estrategia de marketing innovadora. En lugar de los clásicos CEOs, más preocupados por conservar sus bonos y estatus de poder, estos emprendedores están enfocados en ser ahorrativos, eficientes y a siempre buscar la mejor relación precio-calidad. Para esto, apelan a asociaciones y buscan parecer grandes cuando en realidad son lo más chicos posible.

El modelo BAR (barato, ágil y rápido) resume un poco la filosofía y la acción de estos emprendedores:

Barato: Hoy en día no hay opción, hay ser barato. Los clientes tienen el poder y si no lográs ser competitivo en precios quedas fuera del partido. Alta competencia y poca diferenciación parece ser el nuevo ecosistema de los negocios; y no hay que olvidar que el cliente tiene mucho poder y que está dispuesto a usarlo, sobre todo para negociar condiciones y precio.

Ágil: Hay que mantenerse ligero, dinámico, en constante movimiento. Cualquier organización que quiera subsistir tiene que renovar constantemente a su modelo de negocios. Las empresas del siglo XXI tienen que cuestionarse en todo momento, valorar la crítica, la disrupción y destruir los estereotipos que sólo las limitan a cambiar.

Rápido: las organizaciones se pueden pensar como un piloto de Fórmula 1: acelerando y trabajando en equipo para que, demorar lo menos posible detenido. Para esto, hay que mantener una estrategia en constante cambio. El problema es que muchas veces los equipos no acompañan y se resisten a tomar decisiones arriesgadas que definen su papel en el mercado.

¿Qué papel juega el marketing en este nuevo contexto? Un marketing bien concebido es sinónimo de cambio, de estrategia. Así, el centro de gravedad de las organizaciones modernas está sin duda en el área comercial ¿Por qué? Por la sencilla razón de que esta área define las tres preguntas que hacen al éxito: ¿A quién venderle? ¿Qué vender? Y, la más importante, ¿Cómo hacerlo?

No olvidemos que el cliente nos elige no por lo ‘que’ hacemos, sino por ‘cómo’ lo hacemos.

La economía colaborativa vino para quedarse; ya no se trata de ser grande por la estructura que tenemos, sino por lo abarcativo que pueda ser nuestro modelo de negocios y la capacidad de asociarnos sinérgicamente con el resto de los jugadores.

Bajo esta nueva forma de repartir las cartas surge como el activo más valioso la hija predilecta del marketing: la marca. Recordemos que la misión fundamental de una marca valiosa consiste en hacerle la vida más simple a las personas y ayudarlas a decidir de forma rápida y segura. Así, quien tenga una marca potente podrá ser el líder de la coalición y unir necesidades: por un lado, las de cientos de empresas que necesitan vender productos y servicios, y por el otro las de los consumidores que quieren llegar a esos productos de forma segura y confiable.
¿Qué te parece este nuevo enfoque de marketing? Esperamos que te haya servido para aplicarlo en tu propio emprendimiento. Para conocer más sobre Jonatan Loidi, podés entrar a su sitio web haciendo click acá.