WhatsApp es la herramienta favorita de los argentinos para comunicarse con colegas, familiares y amigos ya sea en forma individual o grupal. De hecho, lo tienen instalado 95 de cada 100 usuarios argentinos de teléfonos inteligentes, según estimaciones de la consultora Carrier y Asociados.

Pero claro, la velocidad y espontaneidad de las interacciones, y el volumen de mensajes que intercambiamos a diario, aumentan las posibilidades de que se produzcan malos entendidos o conductas inadecuadas. Por eso, nuestra speaker Débora Slotnisky, que es periodista especializada en Tecnología, te acerca algunos consejos para mantener la buena convivencia digital.

Salvo urgencias, no usar Whatsapp fuera de horario de oficina

Hay personas que trasnochan y otras que madrugan. También están los colegas que trabajan los fines de semana. Pero cuando se trata de cuestiones laborales, no hay dudas: es una mala costumbre utilizar el WhatsApp fuera del horario de oficina. Sin embargo, en el ámbito personal hay matices: se puede mensajear en determinadas horas, sabiendo que el que recibe no debería tener activadas las alertas sonoras a la madrugada. Y no esperar respuesta inmediata.

Despedirse para concluir una conversación

Siempre una de las dos partes tiene que finalizar una conversación ya sea porque no hay nada más que hablar o porque hay que seguir haciendo otras tareas. En este sentido, es un mal hábito desaparecer de un chat sin despedirse. Siempre se puede hacer despedida rápida, que puede ser a través de un emoji, para dar a entender que el diálogo se da por terminado.

Pensar bien a quién le mandamos memes y cadenas

Las viejas cadenas que hace años circulaban a través del correo electrónico hoy se propagan a través de WhatsApp, y lo mismo sucede con los memes que aparecen todo el tiempo. En este sentido, lo ideal es no reenviar cadenas excepto casos muy puntuales y, en el caso de los memes, no está mal redirigir los mejores, pero seleccionando muy bien a los destinatarios para no cometer equivocaciones, ni abusos de confianza.

No abusar de los audios

Si bien es cierto que los audios permiten expresarse con mayor facilidad cuando quiere decir algo extenso, pueden resultar incómodos para el receptor, que no puede hacer una lectura rápida para llegar a un dato y debe escuchar todo el audio, sean 30 segundos o cinco minutos. Por eso, los audios deben ser lo más breves posibles y nunca enviarlos en bloque, es decir, uno detrás de otro.

SI USÁS LAS MAYÚSCULAS ESTÁS GRITANDO

Las mayúsculas sirven para enfatizar alguna palabra o demostrar enojo. Por eso, conviene usarlas de manera excepcional ya que se puede interpretar como que uno está gritando.

No extenderse demasiado con los mensajes

WhatsApp está pensada como una herramienta de comunicaciones breves e instantáneas, por eso puede ser mal visto cuando alguien escribe muchísimas líneas (algo que la versión Web de Whatsapp facilitó) o envía mensajes en bloque, es decir, un par de palabras que se suceden una debajo de la otra. Lo ideal es seguir el mismo criterio de los audios: breve, fácil de entender.

La dinámica de grupos

Cuando entramos en un grupo de trabajo, debemos intentar respetar el propósito por el cual ha sido creado, es decir no incorporar nuevos temas, en especial aquellos que pueden generar conflictos como los relacionados con economía, política o religión. Además en caso de que nos querramos dirigir a una sola persona del grupo, siempre se puede arrobarla, o directamente hablarle en privado fuera del grupo, para no molestar al resto de los integrantes.

Clavar el visto: esa maldita costumbre

Existen otros hábitos que, si bien pueden estar mal vistos, en realidad no pueden ser catalogados dentro de la lista de malos modales. Tal es el caso de «clavar el visto» (es decir, el doble tilde azul), y no dar respuesta inmediata al mensaje recibido. Las redes sociales generan la expectativa de la instantaneidad. Aunque es humanamente imposible responder a todos en tiempo real, siempre hay que intentar responder en un tiempo razonable.

Un buen consejo para mantener los buenos modales por Whatsapp es respetar las mismas normas sociales que en la comunicación cara a cara. Por eso, así como nadie levantaría la mano en una reunión de padres del colegio de sus hijos para contar un chiste verde, no debería enviar este tipo de mensajes en el grupo de «mamis & papis». Te aseguramos que si seguís este manual no vas a tener malentendidos ni fallas de comunicación.