Desde las patinetas voladoras de Marty McFly hasta Robotina, el ama de casa de los Supersónicos, pasando por los replicantes de Blade Runner: el futuro, y las tecnologías futuristas, son una obsesión permanente del ser humano en todas las épocas. Vivimos en una época de constantes avances tecnológicos, pero aún así, queremos saber cuando va a llegar el siguiente avance. Un ejemplo de esto es la tecnología táctil: aunque hoy nos parezca algo normal, el primer dispositivo destinado a usuarios con la tecnología “multi touch” fue el iPad de Apple, que apareció hace pocos años, en 2010. Sin embargo, un dispositivo que no tenga esta tecnología nos parece de la Prehistoria.

Hoy te traemos dos charlas de speakers que saben mucho sobre el futuro. El primero es Santiago Bilinkis, emprendedor y tecnólogo. Además de cofundar Officenet, la mayor compañía de insumos para oficina de Argentina y Brasil, fue seleccionado en 2010 para asistir a Singularity University en una sede de la NASA en Silicon Valley, donde tuvo la oportunidad de aprender de los más destacados científicos a nivel mundial.

El segundo speaker es Gino Tubaro, que con solo 23 años ya tiene un recorrido en el mundo tecnológico. Lideró el programa nacional “Argentina en 3D”, que a través de la impresión de prótesis, ayudó a más de 800 personas entregando prótesis de forma gratuita. Hoy lleva adelante su propio laboratorio, Atomic Lab. Allí, se dedica a inventar soluciones para las personas que más las necesitan y muchos otros inventos.

Santiago Bilinkis: el futuro del trabajo

“No sé si conocen Foxxcon, pero es la mayor fábrica de dispositivos del mundo. Hoy en día tiene 1,3 millones de empleados en el mundo. Hace un tiempo anunció que en diez años o menos, van a reemplazar a todos los empleados por robots”, comenzó su charla Bilinkis. A lo largo del tiempo, las máquinas fueron reemplazando el trabajo del hombre: primero fue el trabajo físico, luego la capacidad de ensamblaje.

Las computadoras actualmente utilizan la tecnología de deep learning, que les permite aprender de otras computadoras. Esto les permite desarrollarse en campos de conocimiento inesperados. Un ejemplo de esto, cuenta Bilinkis, es Alpha Go, la computadora desarrollada por Google, que venció al campeón mundial de Go, un juego de mesa mucho más complejo que el ajedrez.

Según Bilinkis, Argentina lidera el ranking mundial de cantidad de trabajos que van a ser reemplazados por robots. Pero la mayoría de las personas no ve eso como una amenaza: “En las encuestas que hago, el 70% de los argentinos dice que su trabajo no lo puede hacer un robot. Y que está listo para los trabajos del futuro”.

La analogía que Bilinkis utiliza para explicar las capacidades necesarias para los trabajos del futuro es que a alguien se lo elige para participar en las Olimpíadas de Japón 2020. Sin embargo, no sabe en qué disciplina. Entonces, lo recomendable es adquirir habilidades transversales: creatividad, innovación, empatía.

“Kasparov, que fue derrotado por una computadora, inventó el ajedrez centauro. En este juego, los participantes son un ajedrecista y una computadora, que se enfrentan a otra pareja igual. No gana ni el mejor jugador ni la mejor computadora, gana el equipo que trabaje mejor de forma colaborativa”, explica Bilinkis. Y de igual manera tenemos que preparanos para el futuro: las habilidades para trabajar con computadoras, de adaptarnos.

En el último tramo de su charla, Bilinkis habló de la renta básica universal. Según él, todos los referentes tecnológicos Zuckerberg, Bill Gates, Jeff Bezos y Elon Musk están hablando de sostener una renta básica universal. Pero, ¿de qué manera se podría instalar? ¿La gente podría vivir sin trabajar? Para Bilinkis, una clave del ingreso universal es la posibilidad de que la gente trabaje menos: “Hoy en día todos estamos de acuerdo en que trabajamos demasiado ¿Por que no utilizamos la tecnología, y la renta universal para trabajar menos?”.

Para ver la charla de Santiago Bilinkis, hacé click acá

Gino Tubaro: prótesis para salvar el mundo

“En esta historia hay un villano: quienes venden prótesis para gente a mil dólares. Por comprar una prótesis la gente, que ya tiene un problema, va a tener otro: se va a endeudar durante años”, Gino Tubaro explicó en su charla. A partir de que empezó a desarrollar prótesis con impresoras 3D, con un valor de dos mil pesos, Gino Tubaro cuenta que recibió llamadas de fabricantes de prótesis para comentarle que lo que estaba haciendo no les convenía: “Para mí, ellos son villanos en esta historia”.

El trabajo con las prótesis le permitió ayudar a más de 500 personas con discapacidades. Uno de ellos fue Felipe, un chico de once años del interior de la provincia de Buenos Aires que nació sin dedos. “Felipe pasó de tener una discapacidad a tener un superpoder a través de una prótesis. Dos semanas después de que empezó a tener prótesis ya manejaba la caña de pescar”.

“Entonces armamos un crowfunding y empezamos a ayudar gente. La tecnología de impresión 3D nos permite abaratar costos, y ayudar a mucha gente por poco dinero”, cuenta Gino Tubaro. Esta tecnología, en el futuro, puede ayudar a más gente a través de la impresión de órganos.

Los fabricantes de prótesis mecánicas, además de vender sus productos carísimos, venden un producto obsoleto: si un chico se tira al agua con esa prótesis, va a quedar inutilizada. “En cambio, las prótesis impresas permiten trabajar con distintos materiales, no solamente metal”, explica Gino Tubaro. Incluso, existen prótesis que se activan y funcionan a partir de los sonidos que hacen los músculos de los brazos. “Esta tecnología ofrece miles de posibilidades para convertir las discapacidades en superpoderes”.

Para ver la charla de Gino Tubaro, hacé click acá

Robots que hacen trabajos humanos, renta universal, impresión de prótesis humanas: el futuro aparece lleno de desafío. Pero ambos oradores coinciden en que hay buenas razones para ser optimista. Y sobre todo, que hay que utilizar la tecnología de forma inteligente, para incluir en lugar de excluir. Asi que, ¡a perderle el miedo al futuro!