Como ya sabes, en marzo celebramos el mes de #MujeresParaMujeres en Spiquers. Durante este mes queremos hacer foco en las excelentes oradoras que forman parte de nuestro equipo. Speakers especializadas que, con su historia de vida, su conocimiento científico, o su trayectoria profesional, van a conquistar a tus equipos, creando una experiencia que los inspire, motive, eduque y entretenga.

Esta vez te traemos dos historias muy interesantes. La primera es de Melina Furman, bióloga por la UBA y Ph.D. en Educación por la universidad de Columbia. Especialista en potenciar el pensamiento crítico y curioso desde el jardín de infantes hasta que somos adultos, Melina fundó El Mundo de las Ideas, un curso sobre innovación y creatividad que reúne referentes de distintos campos del conocimiento.

La segunda historia es de Inés Berton, perfumista especializada en cosechas de té y fundadora de Tealosophy, una de las marcas más reconocidas en el mundo del té. Creó tes para personalidades como el Dalai Lama, los Reyes de España, José Saramago. Además ganó en dos ocasiones el Premio Konex a Empresarios PyME.

Las dos son referentes en su campo. Y las dos tienen muchas cosas para contar. ¡Seguí leyendo y conocelas!

Melina Furman: la curiosidad como combustible del conocimiento

Hace cinco años soy madre, y charlando con otros padres, siempre me hacen la pregunta ¿a qué colegio me conviene mandar a mis hijos? Y para mi, además de un buen colegio, hay  conseguir que los chicos construyan un vínculo con el aprendizaje”, sostiene Melina en su charla. Según ella, hay posibilidad de generar ese vínculo a partir de un trabajo cotidiano, que no requieren esfuerzo, sino atención.

Las ideas avaladas por investigaciones en educación apuntan a tres momentos específicos, tres situaciones concretas a partir de las cuales se puede estimular el aprendizaje de los chicos: responder las preguntas que hacen, conversar con ellos y elogiarlos. En su charla, acerca claves para aprovechar estas situaciones.

¿Qué hacemos con las preguntas que nos hacen los chicos? Si las sabemos, las contestamos. Pero si no, seguimos con otra cosa, cambiamos de tema. Para mí, hay una oportunidad que podemos aprovechar en esas preguntas”, sostiene Melina en su charla. Las preguntas de los chicos son un puente para el aprendizaje profundo. Y la idea que propone Melina es utilizarlas no para enseñar, sino para contagiar las ganas de aprender.

La segunda situación que Melina propone para estimular el conocimiento es la conversación con los chicos. “Cuando hablamos con ellos, hay que ayudarlos a que pongan en palabras lo que piensan, para que aprendan qué entienden y qué no. La conversación es un medio perfecto para lograr esto”, afirmó Melina en su charla.

La última clave son los elogios. Aprender puede ser muy frustrante, y elogiar a los chicos por sus avances es un estímulo. Sin embargo, Melina observa que los elogios tienen que ser por el esfuerzo, no por la inteligencia: “Si elogiamos a los chicos por su inteligencia, empiezan a tomar menos desafíos, para no defraudarnos y para no defraudarse ellos. En cambio, si elogiamos el esfuerzo que hacen, se sienten en control del aprendizaje y se esfuerzan más”.

Para ver la charla de Melina Furman, hacé click acá

Inés Berton: emprender con los cinco sentidos

Inés Berton fundó Tealosophy en el 2001 con 132 dólares, y algunos años después, esa marca era una de las más reconocidas del mundo en su rubro. La emprendedora, que es tapa de la última Spiquers Mag, tiene olfato absoluto. Entonces, los olores tuvieron mucho que ver con su vocación. De hecho, su vocación nació cuando recordó el primer olor que había sentido: “Tenía ocho años, estaba en el campo, arriba de una yegua que se llamaba Nube, y sentí una libertad absoluta. Ahí nació mi vocación”.

Yo trabajaba en el museo Guggenheim y todos los días iba a una casa de té para elegir los que más me gustaban. Hasta que un día la dueña del local me ofreció trabajar con ella. Creo que los emprendedores van siguiendo su latido, encuentran el lugar donde fluyen, y se hacen abundantes ahí”, cuenta Inés Berton.

Una de las enseñanzas de Inés es tener el coraje de rodearse de gente que sepa más que uno. “Fracasa quien no puede dejar en manos de otro su proyecto, y tiene que ser el CEO, el CFO, el cadete. Y hay un momento en el que ya no puede ser todo eso. Hay que dejar el ego de lado y rodearnos de personas que sepan”.

Su experiencia de fracaso viene de una tienda de Tealosophy abierta en Barcelona. “A pesar de que ganó muchos premios, y que estaba ubicada en el piso de abajo del restaurante de Ferran Adrià, el mejor cocinero del mundo en ese momento, y sin embargo, a veces no saber delegar, no saber soltar, es lo que se puede llamar fracaso. Pero un fracaso es algo de lo cual uno aprende y dice quiero volver a intentar, y vas aprendiendo de todos estos fracasos”.

Para Inés, los buenos emprendedores se distinguen del resto por su actitud frente al fracaso: “la diferencia entre emprendedores exitosos y no es que, cuando nos va mal, muchos lloran, y los exitosos venden pañuelos. Tenemos que elegir a qué bando queremos pertenecer”.

Para ver la charla de Inés Bertón, hacé click acá.

¿Te gustaron estas historias? En marzo, el #MesDeLaMujer, ofrecemos el testimonio de muchas speakers inspiradoras, con historias y conocimientos inspiradores. Mujeres que, en todos los casos, son referentes en el rubro en el que trabajan.