Bio

El Gato y La Caja es un proyecto multiplataforma de comunicación científico cultural que genera contenido usando medios y narrativas nacidas del ámbito digital. Esta es una forma precisa pero grandilocuente de decir que hacen ciencia en lugares.

Hoy el proyecto cuenta con una comunidad online sumamente activa, que creció alrededor de las diferentes aristas del proyecto. Estas incluyen la generación de contenido para un sitio web de ciencia y arte, donde científicos trabajan a la par de ilustradores, periodistas y escritores para generar contenido sólido, pero a la vez atractivo para el lector no científico. Para esto, cada nota se construye en una narrativa que busca contar historias, hacer reír y enredar la ciencia en elementos presentes en la cultura, con el objetivo de acercarla a lo cotidiano.

A esto se le suma la generación de contenido de comunicación pública de ciencia exclusivo para redes sociales, tanto en Twitter como en Facebook, Instagram y YouTube.

En menos de dos años, la comunidad alcanza los cientos de miles de personas que interactúan diariamente y que ya convirtieron a la ciencia en parte de su cotidiano. El proyecto incluso sobrepasó el formato digital y se materializó en un libro que rompió el récord latinoamericano de crowdfunding, el Anuario 2015.

Pero el libro había que entregarlo, y eso se convirtió en una serie de eventos de ciencia y arte con participación activa de instituciones educativas y de investigación de todo el país. Hoy, Gato Vivo ya se presentó en más de 10 de las principales ciudades del país y el proyecto fue presentado en múltiples universidades, tanto de ciencias exactas y naturales como de sociales, diseño o hasta marketing y publicidad, cumpliendo con uno de los objetivos principales del Gato: romper la endogamia y tratar de compartir y contagiar la forma científica de ver el mundo.

Con ese mismo objetivo, el proyecto incursionó en el formato vivo, dando charlas de comunicación pública de ciencia para en el marco de eventos como:

  • Educando al Cerebro (Buenos Aires, Córdoba, Río Cuarto, Rosario y Santa Fe)
  • Pecha Kucha (Centro Cultural Konex)
  • Proyecto Poroto (Club Cultural Matienzo)
  • Creative Mornings Buenos Aires
  • Desayunos Científicos (Centro Metropolitano de Diseño)
  • Protagonistas de la Educación (Centro Cultural Kirchner)
  • Así como también en espacios informales e inusuales para la ciencia como son recitales y bares.

Los socios fundadores del Gato son Facu, Juama y Pablo.

Facu es Facundo Alvarez Heduan, biólogo de la Universidad de Buenos Aires especializado en neurofisiología (área en la que se encuentra finalizando su doctorado), con experiencia docente en la misma universidad.

Juama es Juan Manuel Garrido, diseñador gráfico de la UBA. Otro con experiencia docente (aunque en Facultad distinta), y que además es músico.

Pablo es Pablo González, también biólogo de la UBA, pero especializado en biología molecular (otra vez, otro gato intentando doctorarse), y también con pasado docente UBA. Vendría a ser como Facu, pero menos neuro, más molecular y más alto.

Foto Los 3

Además de crecer en geografía, el Gato creció en ramas, y hoy tienen un Departamento de Investigaciones dirigido por Andrés Rieznik, doctor en física y experto en neurociencia. Esta urgencia de hacer ciencia por afuera de las instituciones tradicionales ya rinde frutos en forma de colaboraciones con laboratorios de investigación, presentaciones a congresos internacionales con trabajos novedosos e inclusive nos encontramos en el proceso de publicar algunos de nuestros resultados en revistas científicas internacionales con referato.

El Gato también dictó talleres de comunicación efectiva y de generación y valoración de comunidades digitales en diversas universidades y congresos.

El conocimiento y la experiencia de hacer Gato se convirtió también en la posibilidad de asesorar en la creación estrategias de comunicación así como en el análisis de esa comunicación en medios digitales y redes sociales para diferentes proyectos, marcas y agencias.

Anuario 2015

El Gato y La Caja inició en Abril de 2015 una campaña para recaudar fondos y así llevar a cabo el Anuario; propuesto a través de la plataforma idea.me y para el que se juntó casi tres veces lo requerido, rompiendo el récord latinoamericano de financiamiento colectivo.

«Es un libro objeto, es un libro bastante poco convencional, es un libro que se lee pero también se mira, se recorre. Lo loco es que nos pusimos a investigar y esto es algo que no existe, no encontramos ningún libro de diseño con intención artística sobre una temática científica. De nuevo, nos metemos en un terreno desconocido para tratar de hacer algo que no se hizo», dice Juan Manuel.

En la primera etapa se vendieron poco más de mil copias pero, considerando su alcance, se imprimirán muchas más.