Bio

¿Está preocupado por la salud, por la propia y por la de aquellos que lo rodean o trabajan con ud? ¿Los ve menos activos? ¿Se enferman más? La sociedad nos condiciona. Tiende a encerrarnos y encasillarnos. Afirma que los que hacen ejercicio y se cuidan, es porque no trabajan. Nos conduce a posturas duales que reducen nuestras opciones y nos limitan. El rótulo nos identifica y nos “condena”. El futbolista es bruto; el estudioso, nerd; el músico, rebelde, y así sucesivamente. Juan Manuel Herbella, que fue futbolista profesional y es médico deportólogo, aborda al individuo y su grupo de relación vinculado a la sociedad, la salud y el deporte: desde una mirada que combina las vivencias de una cancha de fútbol y los conocimientos del claustro universitario.

Médico deportólogo (UBA), profesor titular de “Promoción y prescripción del ejercicio físico para la Salud” (UMET), subdirector de la carrera de especialista en Medicina del Deporte (UBA), director del Departamento médico de fútbol de Argentinos Juniors (AAAJ), Magister en Salud Pública (UBA), orador TEDx y miembro de la comunidad del Mundo de las Ideas. Desde niño, buscó derribar el mito de que “fútbol” y “estudio” eran incompatibles. Se fue de Vélez Sarsfield cuando el entrenador del primer equipo, Julio Falcioni, le dijo que había llegado a un lugar donde tenía que elegir: si era futbolista o estudiaba medicina. Pocos meses después se recibió de médico con Diploma de Honor en la Universidad de Buenos Aires (UBA), jugando en la Primera División del fútbol argentino. Por el deporte recorrió Latinoamérica, vivió en cuatro países y en siete ciudades diferentes. Acostumbrado a los extremos del deporte, donde se puede pasar en poco tiempo de titular indiscutido a último orejón del tarro, de resistido por el hincha a héroe irremplazable; de pobre a multimillonario; de proyecto promisorio a lesionarse de manera grave, debió reinventarse a los 33 años cuando el fútbol le dijo basta: porque el sueño deportivo jubila de manera temprana.

Entre otras ocupaciones, ha trabajado y trabaja como médico, periodista, docente universitario, conductor de magazine deportivo, columnista en el diario Perfil y divulgador científico sobre contenidos de actividad física y salud. Publicó, entre otros, los siguientes libros:

“Entre Cyborgs, fumados y locos. Historias breves de ciencia y deporte”, 2015.

“El último pase”, 2011.

“Futboloscopia”, 2010.

Coautor de:

“Pelota de Papel I y II”, Editorial Planeta, 2015 y 2018.

Auditorios tan disímiles como los de un elegante teatro o los de un humilde vestuario de Ascenso, fueron testigos del “Doctor Herbella” y sus exposiciones siempre vinculados a temas de salud, deporte y sociedad.

El deporte se ha convertido en una de las actividades sociales y culturales privilegiadas del ser humano. Sublimación pacífica de las contiendas bélicas, para unos, elemento constitutivo de la «buena salud» corporal y mental de la sociedad burguesa, para otros, el deporte trasciende el simple acto de jugar: estructura formas de relación social, aporta rasgos de identidad e involucra innumerables configuraciones simbólicas.

Desde hace tiempo Juan Manuel Herbella viene proponiéndonos aproximarnos a esa cruce novedoso, profundo, inevitable y creciente entre el deporte y la ciencia y la tecnología. No le faltan pergaminos para cometer la tarea. Como jugador de fútbol pudo recorrer esos caminos cerrados, para casi todos nosotros, del deporte profesional de alta competencia. Como médico profundizó en el conocimiento del cuerpo humano, sus posibilidades y sus dificultados. Y como periodista y escritor ha demostrado su capacidad para narrar, para interesar al lector, para acercar ese mundo en apariencia distante de cualquiera de nosotros. Experto en esos mundo establece conexiones amables entre sus fronteras y pone la claridad de su prosa al servicio de que el lector ingresa, también, a esos territorios. Sólido, hospitalario, interesantísimo y bien escrito. Creo que están todos los ingredientes listos. En realidad falta uno: usted, querido lector, para que disfrute estos caminos.

 

El Doctor, fue uno de esos valiosos jugadores complementarios que reciben más reconocimiento en el vestuario o en la cancha que en la tribuna o en la prensa. Contracultural, desafió a la corriente con su carrera y su graduación en Medicina. En otro acto de rebeldía, se resistió a considerarse «rara especie», le escapó a la sobrevaloración de su título (ideal para el periodismo) y se autodefinió como un futbolista que estudió. En un deporte maravilloso, azaroso y, por momentos, tremendamente injusto, tiene el capital y el orgullo de haber hecho lo que quiso. –

Juan Pablo Varsky Siempre fue una «rara avis». Se fue de uno de los mejores clubes de la Argentina porque no lo debajan estudiar.

Eligió equipos para conocer otros países. Y, en el año de la despedida, firmó «la peor propuesta económica», pero la «mejor calidad de vida». En este libro ofrece una gran idea para todos los futbolistas que sientan hoy angustia de sólo saber que les falta poco para retirarse. – Ezequiel Fernández Moores.

 

Podríamos detenernos en el valor de la inquietud, y este libro estaría completamente justificado. Pero sería quedarnos cortos. Primero, porque Juan Manuel Herbella ha demostrado ya hace rato ser inquieto: futbolista profesional, médico recibido, estudiante de periodismo, lector apasionado. Después, y sobre todas las cosas, porque el libro tiene méritos aún mejores. Detrás de la rica excusa de un campeonato y su desarrollo, en este caso el ascenso de Quilmes a Primera División en 2009/10, Juan descubre un mundo apasionante: qué es ser futbolista, cómo es cumplir un sueño soñado por millones. El libro excede por mucho la crónica; profundiza, con una sensibilidad notable, en la emoción, en las impresiones, en la experiencia; y es, al cabo, esto: una precisa radiografía no ya del fútbol, sino directamente, de su alma.

Juan Manuel Herbella dio una prueba nueva y buena de que cuando un narrador está muy próximo a los hechos dispone de la posibilidad de acercarse a la profundidad y no a estupidez. – Ariel Scher

En este libro, los de afuera, comprendemos por fín la enorme distancia entre lo que nosotros creemos que sucede y lo que realmente pasa. – Gonzalo Bonadeo