Bio

Martín Redrado es una simbiosis de pensador, analista y hacedor de políticas públicas, especialista en países emergentes.

Es un orador experto en el análisis de las principales tendencias económicas para países emergentes dictando conferencias asiduamente en Europa, Estados Unidos, América Latina y Asia.

Con amplia experiencia en organismos internacionales destacando su trabajo como Senior Economic Advisor para el Banco Mundial, como miembro del Consejo de Resolución de Controversias de la Organización Mundial de Comercio y como presidente del Consejo para las Américas del Banco de Compensaciones de Basilesa (BIS)

Presidente del Banco Central de Argentina entre 2004 y 2010. Sus políticas contribuyeron a proteger la economía argentina durante la crisis financiera internacional de 2008-2009. Su carácter y entereza lo llevaron a las primeras planas de los medios internacionales, cuando la Presidenta Cristina Kirchner intentó desplazarlo de su cargo por negarse a transferir reservas al Fondo del Bicentenario.

Entre enero de 2002 y septiembre de 2004 se desempeñó como Secretario de Comercio y Relaciones Económicas Internacionales, siendo responsable de una nueva estrategia de apertura de mercados del mundo a la producción argentina.

Fue convocado en otras oportunidades por el Gobierno Nacional para ocupar cargos públicos. En 1991 fue nombrado Presidente de la Comisión Nacional de Valores, donde entre otros logros, organizó la nueva estructura regulatoria del mercado de capitales argentino. Fue presidente del Comité de Mercados Emergentes de la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO).

En 1994 fundó la Fundación Capital, entidad dedicada a la investigación económica y al diseño de políticas públicas donde se desempeñó como Economista Jefe hasta el año 2001. Egresado de la Universidad de Harvard con un Master en Administración, se especializó en finanzas y economía internacional. Es también socio principal de MR Financial Sevices.

Es autor de cinco libros, “Las Cuentas Pendientes” (2015), «Sin Reservas» (2010), «Exportar para crecer» (2003),»Cómo sobrevivir a la globalización» (1999),y «Tiempo de Desafíos» (1995).

Las cuentas pendientes no se limita al relato de lo que pasó. Realiza un análisis punzante del presente de la Argentina y, en especial, avanza en una propuesta integral para el futuro bajo la idea fuerza de que detrás de los números económicos, hay gente de carne y hueso. La economía no sólo sirve para entender la paridad cambiaria o el déficit presupuestario sino que además debe suministrarnos conocimientos e instrumentos que nos ayuden a entender y solucionar problemas cotidianos. 

El autor identifica cuatro ejes temáticos para abordar los dilemas del país que viene: integración, productivismo, institucionalidad y federalismo, y analiza la actual situación geopolítica que enfrentamos para avanzar en materia de inversión y desarrollo.

Estas páginas se destacan por algunas de sus propuestas, y los esquemas que alientan para fomentar atributos y aprovechar potencialidades en cuestiones claves cómo volver al mundo o enfocarse en la investigación y el desarrollo.Más aún, este libro pone especial énfasis en la generación de políticas permanentes para dar un salto cualitativo, con la conclusión social como política de Estado.

En definitiva, Martín Redrado está pensando en la Argentina que viene y tiene propuestas concretas y de gestión.Así, el autor ha escrito un libro crítico, ameno y a la vez optimista que invita a la reflexión y a emprender un camino de oportunidades.

El 14 de diciembre de 2009 se quebró una relación de respeto que se había mantenido durante más de cinco años entre el Banco Central y los Kirchner, cuando el Gobierno, con un decreto, decidió usar las reservas para financiar el desmedido aumento del gasto público sin consultar al propio presidente del organismo, Martín Redrado. Esta estrategia tiene un efecto económico, pero parte de una raíz política: cómo se ha manejado el país desde 2003. 

El denominado “modelo” que tanto se ha reivindicado en los últimos años está agotado y, luego de varios manotazos –el más flagrante, a los fondos previsionales—, el Gobierno decidió “ir por todo” al violar la autonomía del BCRA, una de las pocas instituciones del Estado que aún gozaba del respeto de la sociedad y de los agentes económicos.

El objetivo de esta arriesgada jugada del kirchnerismo —que incluyó desde “apretar” a jueces de la Nación hasta eludir la opinión del Congreso— consiste en financiar el déficit fiscal en pos de perpetuarse en el poder, a costa de un verdadero fenómeno inflacionario como el que ya sufrió el país en el pasado. En Sin reservas Martín Redrado cuenta en primera persona cómo los Kirchner intentaron previamente usar los fondos del BCRA para comprar YPF y para fomentar un “auto popular y peronista”; sus peleas con Guillermo Moreno por el Indec; las presiones devaluatorias que ejercieron los Kirchner sobre el Banco Central, y sus propuestas para que la Argentina pudiera volver a financiarse en el mercado a una tasa de interés baja sin tener que malgastar las reservas, el único recurso sólido que, hasta ahora, le quedaba al país para defender la estabilidad del dólar y los ahorros de todos los argentinos.

Sin reservas, a diferencia de los libros escritos por analistas externos que han intentado descifrar cómo gobiernan los Kirchner, tiene un plus inigualable: es el relato apasionante de alguien que, aun sin tener una relación personal cercana con el matrimonio presidencial y sin pertenecer a los “pingüinos”, mantuvo una cuota de poder fundamental para tomar decisiones en el Gobierno desde septiembre de 2004 hasta enero de 2010.

Melia