Bio

 

Valeria Edelsztein nació en Buenos Aires en 1982. Es Doctora en Química por la Universidad de Buenos Aires e Investigadora del CONICET donde actualmente se desempeña en el proyecto País Ciencia de socialización y federalización de la ciencia. Desde 2012 es columnista del programa «Científicos Industria Argentina» conducido por Adrián Paenza (Televisión Pública).

Fue docente de la Universidad de Buenos Aires por más de 10 años. Durante 2013 y 2014 se desempeñó como editora asociada del encarte para niños “CHic@s” incluido en la revista de divulgación científica “Ciencia Hoy”.

Ha dictado numerosas charlas nacionales e internacionales en el marco de actividades de divulgación científica y ha participado en diversos paneles en Congresos Internacionales de Cultura Científica (México, Uruguay, Chile).

Se ha desempeñado como asistente de Contenidos para “Proyecto G” (5ta y 6ta temporada, Canal Encuentro) y es autora de numerosas publicaciones entre las que se destacan los libros «Los remedios de la abuela. Mitos y verdades de la medicina casera«, «Científicas. Cocinan, limpian y ganan el premio nobel (y nadie se entera)» (ganador del 1º premio del 1º Concurso Internacional Ciencia que Ladra/La Nación) y “Los remedios de la abuela ¡2! Medicina casera de los pies a la cabeza (pasando por el ombligo)”, el capítulo “Excesos, empachos, remedios caseros (y no caseros)” de “El parrillero científico. Trucos y secretos para hacer el fuego, asar la carne, preparar la ensalada y tomar el vino”, todos ellos de la colección Ciencia que Ladra y las separatas “200 años de ciencia en Argentina” (manual de Ciencias Naturales 6, Kapelusz, 2010). Asimismo es autora de distintas publicaciones científicas y presentaciones a congresos nacionales e internacionales en el área de la química orgánica.

También ha sido columnista científica en medios radiales (Radio POP, Actitud Rock), gráficos (Revista Mía), televisivos (TVP, A24) y digitales (Chequeado.com) y tiene activa participación en redes sociales (Facebook: Ciencia para Contar – Twitter: @ValeArvejita).

 

 

LosRemediosDeLaAbuelaLa tarantela, ¿proviene de la picadura de las tarántulas? Y las aspirinas, ¿tienen algo que ver con los cocodrilos egipcios? ¿Puede la miel aliviar la tos y el dolor de garganta? ¿De dónde salen los antibióticos?

En este increíble viaje, se pasa revista a las fascinantes historias de las drogas y los remedios, incluyendo el uso del clavo de olor para el dolor de muelas (la visita al dentista ya nunca será lo mismo), el arte del tirado del cuerito, o los mil y un usos de la aspirina (como quitamanchas, para la salud del pelo, para aliviar picaduras de mosquitos y, según algunos, incluso como analgésico).

Este libro –destinado a la mesa de luz– nos ayuda a iluminar un poco el camino de la medicina casera y los consejos de toda abuela que se precie. Pero no se queda allí: también nos pasea por la farmacología antigua, moderna y contemporánea, desde la alquimia hasta el diseño racional de drogas, y por las curiosas historias de métodos y remedios naturales. Nonas y bobes del mundo, ¡uníos!

LosRemediosDeLaAbuela2

¡La abuela ataca de nuevo! Valeria Edelsztein utiliza todo el arsenal de la ciencia para sugerir y proponer (y cuando corresponde prohibir terminantemente) los remedios caseros que todos llevamos en algún rincón del botiquín.

Esta vez la autora recorre el cuerpo, de los pies (y las manos) a la cabeza –con una escala en el ombligo y sus circunstancias–, para adentrarse en sus molestos secretos y en las posibles curas recomendadas por la cultura popular (que nunca descansa). Consejos, advertencias y datos increíbles son desmenuzados y ordenados según su nivel de efectividad (nula, no demostrada, limitada, comprobada) y los estudios clínicos que avalan o refutan sus propiedades. Y los veredictos científicos son implacables.

Por aquí desfilan esas ampollas, callos y sabañones que vamos pisando a medida que caminamos por la vida, cada uno con su explicación y sus remedios, y queda demostrado a cuáles de ellos acercarse con confianza y de cuáles salir corriendo. La abuela les dice basta a las bananas para aliviar los calambres, pero no es tan categórica cuando habla de dar un buen susto contra el hipo. Es que la panza también es fuente de problemas –allí están la acidez, el ataque de hígado, la enemistad con el inodoro– y, claro, de remedios caseros. Finalmente, por encima del cuello hay un poco de todo: insomnio, ronquidos, halitosis y hasta piojos. Pasen y vean la efectividad en cada caso del ajo, la leche tibia, el bicarbonato, el tecito de lechuga o el vinagre. Eso sí: desde ya les adelantamos que para la caída del pelo… no hay nada.

Valeria Edelsztein se pone una vez más los ruleros y el batón y vuelve a la carga con nuevos remedios para los pies del caballero, el ombligo de los niños o la cabeza de la dama.

Cientificas

Detrás de toda gran ciencia, muchas veces hay una gran mujer… pero casi nadie la conoce. Para reparar ese escándalo histórico, este libro pasa revista a las más increíbles, originales e ignoradas contribuciones científicas de las mujeres a lo largo del tiempo: desde Hipatia (la primera matemática de la historia, asesinada por su sabiduría) hasta Agnódice (quien ejercía la medicina vestida de hombre en el siglo III a. C.), desde la astrónoma musulmana Fátima (cuya existencia fue considerada “un error histórico”) hasta Marie Curie (a quien la Academia Francesa de Ciencias le negó el ingreso).

Pese a que durante muchísimo tiempo no les fue permitido estudiar o enseñar en la universidad, participar de instituciones científicas o simplemente aprender sobre el mundo y sus circunstancias, existieron mujeres que se las ingeniaron para dejar su huella en la ciencia. La joven investigadora argentina Valeria Edelsztein pone la lupa sobre los inventos, los descubrimientos y las innovaciones de esas damas –hijas, madres, hermanas, esposas y, sobre todo, científicas– que se animaron a desafiar convenciones y prohibiciones, y nos cuenta sus apasionantes historias. Sin ellas el mundo sería muy distinto y, sin duda, mucho más aburrido.

Científicas mereció el primer premio del concurso Ciencia que ladra-La Nación por decisión unánime del jurado, integrado por Nora Bär, Marcelino Cereijido, Diego Golombek y Guillermo Jaim Etcheverry.

Ocho palabras les bastaron a los editores de la revista Family Health para describir la concepción que el mundo tenía de las mujeres en la ciencia cuando en 1977 Rosalyn Yalow ganó el Premio Nobel de Medicina. El título de la noticia fue: “She Cooks, She Cleans, She Wins the Nobel” (“Cocina, limpia y gana el Nobel”).