«Ver el próximo mundial como si estuvieras en el estadio pero desde el living de tu casa». Esa puede ser una de las próximas, y más deseadas, experiencias que nos permitirá la realidad virtual, tal como nos adelanta nuestro speaker Joan Cwaik. «Se estipula que para el próximo mundial de fútbol se van a vender asientos para que los usuarios puedan experimentarlo en realidad virtual«, asegura la idea el especialista. Pero no será la única ventaja que nos traerá esta tecnología. La industria del cine, la televisión y el turismo tendrán infinitas posibilidades de ofertas para los usuarios.

En comparación con los dispositivos de realidad virtual del pasado nuevos productos como el Oculus o el Samsung Gear VR efectivamente logran convencer al usuario de que en un segundo uno se trasladó a una planicie de Kansas, a la Isla Nublar de Jurassic Park o a un escenario en el que ensaya el elenco del Cirque du Soleil.
El emprendedor y experto en tecnologías Joan Cwaik comparó el extremo realismo de esta tecnología con un «casco mágico» que nos permite transportarnos a cualquier lugar en el tiempo y el espacio y «vivir experiencias que son imposibles de vivir o acceder a lugares a los que nos resulta imposible acceder.
Con esta nueva tecnología, queda atrás el concepto de que «sólo sirve para los videojuegos». «La industria cinematográfica está sufriendo muchos cambios por este nuevo entorno que apela a una gran cantidad de estímulos. Cambia el lenguaje. Nos olvidamos de los planos tradicionales ya que la realidad virtual nos propone una generación de contenidos en 360 grados,» comentó Cwaik y apuntó que en la actualidad ya se hizo la primera transmisión de un partido de fútbol en Brasil en realidad virtual y en tiempo simultaneo.
Por otro lado, Facebook, que compró Oculus Rift por dos mil millones de dólares en 2014, busca utilizar la realidad virtual para convertirse en «la plataforma más social que jamás haya existido». «En unos cinco o diez años, quizás Facebook no se limite a la pantalla de una computadora o un celular, sino que quizás nos permita entrar a un mundo paralelo, a una red social que tenga como interfaz a esta realidad virtual. Ese es el objetivo», explicó Joan. «Esto cambia las telecomunicaciones. Desde fines sociales a corporativos», agregó.
En otras palabras, la tecnología permitiría el regreso de la sala de chat, que en este caso sería una sala «real» en la que podemos ver a otras personas e interactuar con ellas como si estuviéramos físicamente en la misma habitación…”.

Si querés leer la nota completa, hacé click ACÁ.