Nuestro speaker Martín Tetaz nos ayuda a entender el tema que más preocupa a los argentinos: la inflación. Y lo hace en esta nota de su blog, analizando variables que permiten un análisis más profundo de la cuestión.

Martín parte de tres aclaraciones que arrojan luz sobre el panorama: 1) Primera aclaración: La desaceleración no quiere decir que no aumenten los precios. 2) Segunda aclaración: Precios altos no es lo mismo que inflación. 3) Tercera cuestión; pero entonces ¿Cuál es la causa de la inflación?

 Un fenómeno que se repite cada vez que los economistas decimos que los precios se están desacelerando es que el tecnicismo choca contra el sentido común del ama de casa que sigue sufriendo aumentos en el súper. Sin embargo, ambas cosas no son incompatibles. Si un auto viene a 200km por hora y se desacelera a 150, sigue viniendo rapidísimo y lo mismo ocurre con la inflación. Si el termómetro del índice de precios que decía 4,5% en diciembre ahora marca 4,1% en enero, eso quiere decir dos cosas: la primera es que la inflación es un escándalo, porque solo dos países en el mundo tienen más de 4,1% mensual, pero la segunda es que los precios están aumentando a un ritmo menor que el mes pasado y ese es un dato muy significativo para comprender lo que está ocurriendo con el fondo del problema.
La otra constante de estos días es la búsqueda de un responsable de carne y hueso al que se lo pueda culpar de los aumentos, siendo los formadores de precios y sobre todo las grandes cadenas de supermercados los principales sospechosos.
La prueba que se ofrece es que los niveles de remarcación entre el productor y la góndola, son obscenos.
Por supuesto la cadena de intermediarios no se agota en el minorista, sino que hay que considerar costos de transporte, intermediación mayorista, impuestos, etcétera, pero si miramos por ejemplo los balances de Coto, en este informe sobre cuánto ganan los súper veremos que el último eslabón de la cadena remarca en promedio casi un 50% sobre lo que le paga a sus proveedores. Sin embargo, aquí la confusión es que las cadenas de intermediación más concentradas pueden estar generando precios altos, pero no inflación…”.

No te pierdas la nota completa, haciendo click ACÁ.